¿Qué relación tiene la depresión y el estrés?

¿Qué relación tiene la depresión y el estrés?

Pareciera que la vida actual es una verdadera máquina creadora de estímulos que dan lugar al estrés, las responsabilidades personales y laborales, las preocupaciones financieras, la contaminación, el ruido, el tráfico, todo sumado con una mala alimentación y falta de ejercicio dan lugar a gran cantidad de personas que se encuentran padeciendo de un estrés crónico y de depresión.

La relación entre el estrés y depresión radica en un vínculo biológico. Si bien es cierto las causas de la depresión pueden ser muchas, el estrés sería una de esas causas, y no es de tomar a la ligera. Los estudios demuestran que una de cada cinco personas podrían experimentar un episodio de depresión derivado de una situación de estrés.

La relación entre el estrés y la depresión es de tipo fisiológico ya que uno se encarga de desarrollar a la otra, es decir, cuando una persona se somete a situaciones de estrés, el cuerpo produce una gran cantidad de hormonas -adrenalina y cortisol; la producción excesiva de dichas hormonas tiene un impacto meramente negativo en el sistema nervioso, el exceso de cortisol bloquea el crecimiento de nuevas neuronas dentro del hipocampo del cerebro, dichas neuronas son las que se encargan de regular el estado de ánimo.

Además, el cortisol impide la comunicación entre las neuronas, a través de los receptores que son estimulados por la serotonina, ésta molécula se encuentra directamente relacionada con los trastornos del estado de ánimo Cuando el cuerpo humano se encuentra en constante bloqueo de los mecanismos neurológicos de los estados de ánimo, desarrollará depresión.

Es decir, debido a las reacciones biológicas es que la depresión se convierte en una de las grandes consecuencias negativas del estrés. Para identificar si una persona se encuentra bajo una depresión generada por estrés conviene identificar los síntomas. Si te encuentras bajo mucho estrés podrías identificar algunas señales que revelan una evolución hacia la depresión:

  • Estado general de fatiga y mal humor.
  • La presencia de cambios repentinos de humor, una felicidad excesiva hacia ataques de llanto.
  • Preocupación, ansiedad, pánico.
  • Dolor de cabeza constante y disminución de la libido.
  • Sentirte abrumado y una pérdida del sentido del humor.
  • Aislamiento social.
  • Sensación de que la vida se ha quedado sin sentido.

Si identificas los síntomas anteriores en ti mismo, puede ser que estés en camino hacia una depresión, por eso el buscar ayuda debe ser de manera inmediata para tratar el cuadro a tiempo y así evitar que se derive hacia una depresión profunda.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *