Ejercicios para aprender a respirar bien y relajarse

En el artículo de hoy queremos contarte algunos ejercicios muy sencillos que te van a permitir respirar bien con la consecuente relajación.

Para poder relajar nuestro organismo y además para la propia vida, ya que estos ejercicios te ayuda a vivir mejor y a que nuestro cuerpo desarrolle algunas funciones importantes e indispensables, mientras que la sangre y el cerebro se oxigenan en cada momento.

Muchos médicos aseguran que existen muchas personas que no saben respirar, es por este motivo que resulta muy bueno que aprenden a respirar.

Para aprender a respirar, te acerco un ejercicio muy simple, fácil de ejecutar y de seguir:

En posición de sentada y con las piernas cruzadas, inspirar a la vez que se elevan los brazos.

Cuando los brazos se encuentren arriba, permanecer así unos segundos, soltar el aire lentamente y bajar las manos.

Repite este ejercicio varias veces durante media hora.

En posición de rodillas y sentada sobre los talones.

Hacer una inclinación hacia atrás y apoyar las manos en el suelo.

Tomar aire lentamente, poco a poco y hasta llenar el abdomen.

Soltar el aire muy despacio..

Repite este ejercicio varias veces durante media hora aproximadamente.

Cuando se realicen estos ejercicios de relajación, tratar de mantener la calma, ya que respirar muy bien es fundamental.

Comprende tu Respiración

Es muy importante que antes de que realices los ejercicios prácticos de respiración, que te familiarices con los tres pasos que comprende la respiración y con la importancia que tiene cada uno de ellos en las prácticas de la respiración. Dichos pasos son la inspiración, la espiración y la transición entre ambas acciones, que conocemos como retención. La mayor parte de los ejercicios de respiración se centran en la espiración.

Inspiración

Es cuando tus pulmones reciben aire, el oxígeno entra en el cuerpo y le proporciona así uno de los ingredientes esenciales en nuestra vida. La entrada de aire en tus pulmones es algo más o menos automático: una vez que tu espiras, llevas a cabo el proceso de inspiración sin esfuerzo. Por ello, muchos libros no te hacen mención de ella.

Espiración

Es el aire que sale de tus pulmones y que expulsa de tu cuerpo material gaseoso de desecho como lo es el dióxido de carbono; por lo que tus pulmones funcionan como órgano de excreción. Los practicantes de yoga afirman que con la espiración se eliminan las impurezas de la mente. La espiración ayuda también a que tu cuerpo y tu mente se adapten al cambio.

Retención

Es el momento en el que ni inspiras ni expiras, y es el paso de transición entre ambas acciones. Es una parte de la respiración en la que rara vez nos fijamos y, sin embargo, tiene un efecto muy calmante.

La relación entre la mente y respirar

El punto de contacto entre tu mente y tu cuerpo es la respiración. Cada pensamiento que tienes, cada acción que realizas y cada emoción que experimentas influye en tu respiración; por ejemplo, el estrés puede hacer que tu respiración se acelere para preparar a tu cuerpo para que lleves a cabo alguna acción, una sorpresa puede hacer que tomes aire bruscamente para proporcionar oxígeno al cerebro y ayudarlo así a pensar con rapidez.

Como tu cuerpo es un organismo con vida que se regenera constantemente, si practicas ejercicios de respiración puedes ejercer un control consciente para cambiar hábitos poco saludables, tanto en tu manera de respirar, de pensar o de actuar. Un ejemplo para que tengas claro como esto funciona, si de manera consciente aminoras el ritmo de tu respiración y la haces más profunda, te será mucho más fácil concentrarte y actuar con calma cuando te encuentres en algún momento bajo presión.

Si practicas yoga, ya estás poniendo a punto la conexión entre tu cuerpo, tu respiración y tu mente cuando haces los ejercicios respiratorios.

Ejercicio Fácil de Respiración Abdominal

Controlar la respiración durante unos minutos es una forma muy efectiva de relajarse. Este ejercicio te servirá tanto para afrontar un momento de estrés como para acalmarte antes de acostarte.

  1. Estírate en el suelo en en la cama, dobla las rodillas y separa los pies unos 20 centímetros.
  2. Aspira lenta y profundamente por la nariz y, centrando tu atención en su respiración, haz que el aire llegue hasta tu abdomen. Cuando esté repleto, el tórax se irá llenando de forma natural a medida que continúes inhalando el aire.
  3. Saca el aire por la boca haciendo un ruido suave y relajante como el que produce el viento cuando sopla levemente.
  4. Haz respiraciones lentas, largas y profundas que eleven y hagan descender el abdomen. Fíjate en el sonido y en las sensaciones que produce la respiración a medida que vas relajándote más y más. Intenta no pensar en otra cosa que no sea tu respiración. Al principio te costará lograrlo, pero a medida que practiques lo irás consiguiendo!

Ejercicios de respiración para relajarse y disminuir la ansiedad gracias al Taichi

Se encuentran dos clases de respiración abdominal, la budista y la taoísta o inversa. En la budista, se practican los ejercicios del Yoga, justo en el momento que se inspira el abdomen se expande hacia todos sus lados inflándose.

Cuando se espira el abdomen se va desinflando lentamente volviendo a su estado inicial, sacando todo el aire que estaba acumulado.

La respiración abdominal inversa, cuando se inspira el abdomen se contrae, moviendo todas las paredes hacia el centro y cuando se espiras el abdomen se expande como si se estuviera más relajando.

Esta manera de respirar se basa en la observación del abdomen durante movimientos que precisan el uso de fuerza, en el momento que se empuja un carro por ejemplo, cuando se intenta moverlo el abdomen se expande hacia afuera para provocar más potencia.

El Tai Chi, es una disciplina que deriva del Kung Fu, es un arte marcial, se usa la respiración abdominal inversa para arrimar los golpes al adversario con mucha más eficacia y firmeza.

Los beneficios de la respiración son diversos:

  • Llega a relajar toda la musculatura, superficial y profunda.
  • Es una forma de masaje de los órganos internos.
  • Abrir canales de energía.
  • Disminuye la ansiedad y el estrés.
  • Desarrolla la fuerza interna.

Para que los efectos de la práctica de la respiración sean saludables es necesario que se realicen todos los días agregando un minuto cada vez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *